Semana trascendental desde el punto de vista macroeconómico en la que el sesgo de los datos de Producto Interior Bruto marcará la línea por la que las directrices macro se regirán en las próximas semanas.

Importantes subidas en el inicio de una jornada que parece querer dejar atrás la incertidumbre y las dudas generadas la semana pasada con la llegada de Jerome a la presencia de la FED y con las dudas que quedan tras el sesgo de las referencias macro. Tras lo acontecido con los resultados empresariales en los que queda una sensación más agria que dulce, ahora los mercados tienen que mirar hacia delante y apoyarse en las medidas de estímulo fiscal para dejar que éstas trabajen y empiecen a dar luz y claridad a la renta variable.

Los índices de volatilidad siguen instalados en cifras altas, la semana comenzaba con un VIX por encima de 35 puntos y eso debería reflejar mayor fragilidad al mercado. Los traders normalmente no quieren la volatilidad porque trastoca sus planes de trading, debes de sacar partido a estrategias basadas en la Protección de Volatilidad para de esta forma minimizar riesgos.

Mirando más allá de que EEUU pueda o no modificar los tipos de interés y que vaya a tomar medidas adicionales, de estímulo fiscal o en base a la política monetaria, podemos ver claramente como el mundo se hace eco de esta situación y se encienden las alarmas de preocupación por la influencia política de EEUU en estas medidas y la posterior influencia que puede tener sobre el resto de Bancos Centrales.

En el lado internacional, hasta ver el resultado de las referencias macro de esta semana, por ahora, y más allá de la festividad de Tokio, destaca la modificación de China sobre las restricciones a sus empresas para invertir en el exterior, esto ampliará sus cifras en el mercado exportador y será positivo para ellas, pero podría dañar mucho las cifras de importación, las cuales suponen más del 20% de su economía.