Charles Henry Dow era un periodista que después de llevar años comentando el mercado decidió instaurar una teoría que actualmente es una de las más importantes del análisis técnico y una de las que más siguen los mercados financieros.

6 principios de la teoría

  • Tendencia principal o primaria: su duración es casi siempre superior a un año, es la más importante porque es la tendencia general del mercado (el largo plazo).
  • Tendencia secundaria o intermedia: suelen durar entre tres semanas y varios meses, son interrupciones en la tendencia principal (medio plazo). Suele corregir entre 1/3 y 2/3 del avance o retroceso principal.
  • Tendencia terciaria: son fluctuaciones dentro de la tendencia secundaria (corto plazo) su duración es inferior a 3 semanas. Se necesita una gran agilidad operativa para poder manejar bien esta tendencia y poder operar en el corto plazo ya que hablamos de una tendencia muy agresiva en la que el día a día es clave.
  • Acumulación: en esta fase los informes sobre la coyuntura económica y los beneficios empresariales son muy negativos, el miedo y el pesimismo se ve en los inversores y por ello los precios caen.
  • Expansión: mejora progresivamente la economía, las empresas incrementan sus beneficios y como consecuencia de ello mejoran los ratios bursátiles.
  • Agotamiento: en esta fase existe mucha euforia de mercado, la situación económica es muy buena y eso da pie a ver.

Estudio de tendencia alcista

  • Distribución: en esta fase los inversores que acumularon en la fase de acumulación que hemos visto antes, a pesar de que los resultados empresariales siguen siendo muy buenos y que de alguna forma la economía sigue en auge, empiezan a considerar que los precios son muy elevados por lo que empiezan a vender sus posiciones.
  • Pánico: los compradores empiezan a escasear y cada vez hay más vendedores, se empieza a ver más papel que dinero. El movimiento bajista empieza a acelerarse y los volúmenes de negocio empiezan a aumentar.
  • Agotamiento: continúan las ventas de los inversores que eran firmes antes. Empiezan a verse nervios por las señales de posible cambio de tendencia. Los inversores cualificados abren posiciones largas confeccionando sus carteras.