Ondas de Elliot. Introducción

Miles de gestores de carteras institucionales, especuladores e inversores privados usan el principio de Las Ondas en sus decisiones de inversión. Ha quedado claramente demostrada para identificar extremos de mercado.

Desde los años 80 se han introducido elementos como el análisis temporal y se ha conseguido indicar de forma inequívoca el final de pautas de impulso y correctivas.

No es difícil hacer un recuento de Ondas, sin embargo se requiere experiencia y habilidad para extraer conclusiones correctas de este recuento y obtener continuidad y consistencia en los pronósticos que nos permita estar en el lado correcto del mercado la mayor parte del tiempo.

Reglas de Elliot. Ondas

  • La  segunda nunca retrocede más allá del comienzo de la primera.
  • La  tercera nunca es la más corta.
  • La  cuarta no se solapa con la primera.

A la terminación de un movimiento de cinco ondas, sigue una corrección de tres ondas.
Suelen fijarse objetivos de precios que si se alcanzan es probable que el mercado se gire y si se superan, entonces, hay bastantes posibilidades de que el mercado siga avanzando hacia el siguiente objetivo. El uso de indicadores incrementa la tasa de aciertos. Elliot anticipa puntos de giro del mercado con exactitud y en ocasiones también el momento de esos giros.

Elliot fue el primero en relacionar los movimientos de las ondas con las series de Fibonacci. Una corrección a una tendencia que alcanza el 61,8% de retroceso es un punto donde el mercado suele girarse o, de lo contrario, completará el retroceso completo hasta alcanzar el inicio.

El mayor beneficio que se obtiene es la visibilidad que proporciona al analista el hecho de saber con aproximación el punto en el que se encuentra el mercado a diferentes grados de ondas. El analista sabe si es probable que el mercado se mueva lateralmente o en tendencia y conoce con mucho criterio la posición del mercado en el momento.

Clasificó los movimientos del mercado en impulsivos (5 ondas en dirección de la tendencia principal) y correctivos (3 ondas en dirección contraria). Elliot marcó que cuando la onda tercera es la más larga, la onda quinta suele terminar con la misma longitud que la primera.

Cuando falla el recuento, el analista tiene una pista clara de que sus suposiciones iniciales no son válidas ahora y que es el momento de salirse de las posiciones adoptadas con anterioridad. Se puede decir que un fallo en el recuento activará una señal claramente objetiva de Stop Loss por lo que la Teoría de Elliot puede usarse para aplicar un estricto control de riesgo.

Mientras que un recuento de ondas puede considerarse subjetivo, el mercado proporcionará niveles cercanos de precio cuyo alcance confirmará o invalidará el recuento adoptado. Es en estos niveles donde el analista estará interesado en efectuar sus operaciones. El analista siempre sabe por adelantado el riesgo que está dispuesto a asumir, podemos decir que el análisis de Elliot permite gestionar el riesgo de forma eficaz y previamente a las operaciones.

¿Cuál es la relación de las Ondas de Elliot con el Análisis Técnico Bursátil?

Las Ondas de Elliot no sustituyen al Análisis Técnico sino que desde el punto de vista de Ondas de Elliot las pautas usadas por los analistas están identificadas en su totalidad. Los triángulos suelen ser ondas cuartas, los banderines y gallardetes son figuras de continuación que normalmente se ven en ondas pares. Una figura chartista de HCH se reconoce normalmente como un fallo de quinta onda.

Representación gráfica de las ondas de Elliot

Vemos como las tendencias se rigen por movimientos impulsivos y correctivos. Cinco ondas impulsivas que van en la dirección del movimiento principal (1, 2, 3, 4, 5) y tres correctivas posteriormente que van en contra de éste mismo (a, b, c). Ninguna onda puede superar o perder niveles de la onda anterior.

Como vemos, las Ondas de Elliot tienen relación directa con la teoría de las fractales (figuras geométricas que presentan la propiedad de auto similitud, es decir que tiene la misma forma a diferentes escalas).
Al subdividir los movimientos también podremos ver ondas impulsivas y correctivas sucesivamente.